SÍ, SÍ, SÍ, LA CÚPULA YA ESTÁ AQUÍ!!

El Escorial se vistió de blanquiazul en la jornada de ayer, pues Moprisala subió al podio en las 2 categorías en las que participábamos.

El BENJAMÍN consiguió alzarse con el Campeonato; y el ALEVÍN consiguió un Subcampeonato de un valor tremendo para un equipo prácticamente íntegro de jugadores de primer año en la categoría.

Dos nuevas reproducciones de la cúpula del Monasterio reposan ya en las vitrinas del club. Y una de ellas es la «grande», la que faltaba!!

Ya advertíamos el sábado del buen campeonato que estaban haciendo nuestros chicos, con nuestros alevines clasificados para las semifinales y el benjamín a punto de hacerlo. El Benjamín acudió en balde a mediodía del sábado y no pudo jugar, pues su rival sólo apareció con 3 jugadores. El viaje sirvió para conocer los rivales de las semifinales del domingo: el Ciudad de Toledo en benjamines y Gestesa Guadalajara en Alevines.

A primera hora del domingo, derby a 120 km. de distancia. Nos enfrentábamos al Ciudad de Toledo en benjamines, por un hueco en la final. Nuestros chicos salieron muy enchufados y el dominio territorial permitió gozar de un penalty a favor al poco de iniciarse el encuentro. Adrián asumió la responsabilidad -como ya había hecho el viernes- y no falló, colocando el 1-0.
El rival no se rindió y empezó a acercarse a la porteria de Miguel que tuvo que realizar alguna intervención de mérito. En un fallo de marcaje, un jugador del equipo contrario recibe sólo en 7 metros y consigue colocar el balón junto al larguero, igualando el encuentro.
Tras el descanso, salimos en tromba tratando de volver a tomar ventaja, pero unas veces los palos y otras la precipitación en los últimos metros impidieron lograr ese gol. Tuvo que ser Samu -a la postre mejor jugador del torneo- el que decantara la balanza en una genialidad de las suyas. El mismo Samu sentenció la semifinal al culminar un contrataque y establecer el 3-1 definitivo. Ya estábamos en la final.

Sin tiempo para saborear la victoria, saltaban a la pista los alevines, que se enfrentaban a Gestesa Guadalajara. Una vez más, un equipo de mayor envergadura que empezó apretando muy arriba. Nos costaba salir y en un mal saque de Miguel, los alcarreños establecían el 1-0. Pronto llegaba el 2-0 y el partido se ponía muy cuesta arriba. Nuestros chicos empezaron a tocar y llegaron las ocasiones, pero no se materializaban. En estas, llegó el 3-0. Pocos en ese momento creían en la remontada, pero entre esos pocos estaban los jugadores. Tras una buena acción de Adrián por banda izquierda, el balón llega a Aarón en el segundo palo que establce el 3-1 con el que se llega al descanso.
En ese momento, la consigna era clara: tocar, tocar y tocar… pues al rival se le veía cansado y no había que tener prisa. Y el plan salió a la perfección: el balón solo tuvo un dueño y los alcarreños corrían detrás de él. Cada vez había más espacios y ahí los nuestros son unos maestros. Antes del minuto 10 habíamos conseguido empatar el encuentro. El tiempo muerto del entrenador rival no varió el partido y Lorenzo, Antonio y Dani se encargaron de colocar el 6-3 definitivo. Estábamos en las dos finales y de qué manera!!!

La final de benjamines no tuvo historia. Al minuto y medio de juego, una falta de Adrián pone el 1-0; y poco después Pablo Cendán consigue el 2-0 con un disparo exterior. Se demostraba que la semifinal había sido «final anticipada» y hubo minutos para todos. El 7-2 que reflejaba el marcador al final del encuentro lo dice todo. Además, el broche de oro al campeonato lo pusieron las nominaciones individuales de Miguel como mejor portero; Samu como mejor jugador del torneo y Adrián como máximo goleador con sus 5 goles.

Llevábamos 7 victorias en 7 encuentros y conseguir el pleno iba a estar muy difícil. En la final de alevines nos volvíamos a ver las caras con el Ciudad de Toledo, un gran equipo que se proclamó el mes pasado subcampeón provincial de la categoría. Nuestros chicos trataron de dar la cara pero las cosas no salieron. La mayor envergadura de varios jugadores rivales -autores de los goles- fue determinante y con el marcador a placer y el cansancio acumulado, no fuimos rival. El marcador final de 0-6 no ofrece dudas. Pero tenemos una gran ventaja: podemos volver a intentarlo el próximo año con el mismo equipo, pues la inmensa mayoría de jugadores siguen siendo alevines la próxima temporada. Volveremos!!

Como colofón a la buena actuación del Alevín durante todo el campeonato, Dani fue nombrado mejor jugador del torneo en su categoría. Lo suyo sí que ha sido «llegar y besar el santo».

Antes de finalizar la crónica, nuestro agradecimiento a esa afición y al apoyo que recibimos desde la grada. Vosotros también sois parte del éxito!!

Así pues, el torneo del Escorial ha sido una excelente piedra de toque para la gran cita de Luarca. Esperemos que siga la racha por tierras asturianas. Ya queda poco!! 

Compartir :
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com